miércoles, 1 de junio de 2011

¡Cómo están constituidos los seres vivos?








Las Biomoléculas son las moléculas que constituyen a los Seres Vivos. Existen cuatro Bioelementos que son abundantes en los seres vivos y estos son: El Carbono, El Hidrogeno, El Oxigeno y el Nitrógeno, representados estos alrededor del 99% de la masa de la mayoría de las Células. Existen dos clases o tipos de Biomoléculas y estos son: Las Biomoléculas Orgánicas y las Biomoléculas Inorgánicas.


Biomoléculas Inorgánicas: Estas son las moléculas que prácticamente están presentes en todas partes. En el caso de los organismos vivos, el agua, algunas sales minerales y gases, como el oxigeno y el dióxido de carbono, son ejemplos de biomoleculas inorgánicas.


Biomoléculas Orgánicas: A todas las moléculas que, como los azucares, las grasas, las proteínas, los combustibles, los plásticos etc., contienen átomos de carbono, además de hidrogeno, oxigeno y a veces nitrógeno, se les denomina como moléculas orgánicas. Las Moléculas orgánicas que están formando parte de la materia viva, se les conocen como Biomoléculas Orgánicas.


Tips
Las biomoléculas son la materia prima con que se encuentran compuestos los seres vivos.

Los cuatro bioelementos más abundantes en los seres vivos son el carbono, hidrógeno, oxígeno y nitrógeno.

Las biomoléculas son indispensables para el nacimiento, desarrollo y funcionamiento de cada una de las células que forman los tejidos, órganos y aparatos del cuerpo.

La carencia, deficiencia, insuficiencia o desequilibrio de biomoléculas provoca el deterioro de la salud y el surgimiento de la enfermedad.

El tipo y número de átomos que las componen; la ubicación específica de cada átomo en el interior; el tipo y la forma de los enlaces químicos con que se conectan los átomos del interior: tales son las características que determinan estructura, forma y función de las biomoléculas.

Curiosidades

La falta de carbohidratos puede ocasionar una baja en la presión arterial y, con eso, indisposiciones que pueden ir desde un leve mareo hasta desmayos severos.

• La falta de la molécula de agua, que compone más del setenta por ciento de nuestro organismo, ocasiona tanto desavenencias físicas (sed e indigestión, debilidad muscular) como trastornos psicológicos (ver cosas ilusorias, escuchar lo que nunca sonó, etcétera).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada